Su nombre, Nierika, hace referencia al territorio donde la espiritualidad wixárika tiene significado.

Al espacio en figura de rombo que se forma al unir los cinco sitios sagrados para los wixaritari: Wirikuta, ubicado en el altiplano del desierto de San Luis Potosí; Haramara, en San Blas Nayarit; Xapawiyameta, conocida como la Isla de Los Alacranes que se encuentra en el lago de Chapala; Hauxamanakaa, en Cerro Gordo, Durango; y Teekata, que representa el centro de estos sitios y del universo wixárika. 
 
Juan Carlos Díaz desarrolló y nombró Nierika a la aplicación móvil de lengua y cultura wixárika, que realizó a manera de proyecto de titulación de la Maestría en Tecnologías de Información (MTI) del Centro Universitario de Ciencias Económicas Administrativas (CUCEA).
 
Esta App es el resultado de una investigación etnográfica realizada durante tres años por el Cuerpo Académico de Estudios Culturales Sobre Pueblos Originarios, adscrito al Departamento de Políticas Públicas del CUCEA. En ella se concentran todas las experiencias y materiales obtenidos en visitas a esta etnia que habita en el occidente del país.
 
Además de estar enfocada para uso de la misma comunidad indígena, Nierika está pensada para que todas las personas aprecien la belleza y las prácticas de la cultura wixárika. Pero, sobre todo, dar prestigio a la lengua y a la cultura para dignificar la posición de esta etnia en el ámbito social y demostrar que más allá de lo estético y colorido de sus artesanías y expresiones artísticas, “todas sus prácticas tienen un fondo muy profundo, tienen un significado plasmado”, explica Juan Carlos.
 
“En cada una de las expresiones artísticas, de las artesanías, cada símbolo que ponen en cada pulsera, en cada morral, tiene un significado cultural que tiene que ver con una base de conocimientos ancestrales”, añade.
 
Dentro de la aplicación se puede encontrar una vista geográfica de los cinco sitios sagrados y una descripción poética de cada uno de ellos, acompañada de fragmentos de un relato simbólico para los wixaritari sobre el origen de la vida.
 
También cuenta con videos descriptivos de cada sitio, tomas aéreas capturadas con un dron y una vista panorámica 360°, de tal manera que con girar el celular o deslizar el dedo por la pantalla se puede visualizar cada ángulo de las fotografías de los sitios sagrados. Incluso, algunas imágenes pueden verse a detalle –y hasta sentirse– a través de gafas de realidad virtual. 
 
Creyente de que “no tendría sentido compartir fotografías sin una historia”, Juan Carlos especifica que además de la alta calidad de las fotografías documentales de la aplicación, cada una va acompañada con una descripción de los elementos o actores que aparecen en ella, quiénes son, qué están haciendo y qué significado tiene, lo que captura la esencia del mensaje.  
 
Casi todo el contenido de la aplicación, además de estar en lengua wixárika, está traducido al español, francés e inglés. Traducciones en las que se cuidaron los aspectos poéticos e interpretativos de cada texto para que no perdieran su sentido. Aquellas palabras que no se pueden traducir, tienen un audio descriptivo en la lengua indígena.
 
Ser egresado de la MTI le permitió a Juan Carlos desarrollar el enfoque tecnológico de la App. Su pasión por la fotografía le permitió tomar algunas fotos que aparecen en ella. Pero, llevar lo wixárika en la sangre es lo que le dió verdaderamente valor.
 
Al ser originario de la comunidad wixárika de Ocota de la Sierra, en Jalisco, Juan Carlos considera que haber desarrollado Nierika es una manera de retribuir a su comunidad.
 
“Cuando te vienes a vivir a una ciudad, todos los conocimientos que adquieres (los) tendrías que retribuir a tu comunidad de alguna forma, ya sea en el campo en que te desarrolles, en este caso la propuesta es un medio de difusión de la cultura a través del uso de las tecnologías de la información… Es una muy buena forma de tratar de resarcir el peligro de los pueblos originarios de perder la esencia, la costumbre”, platica.
 
De hecho, Juan Carlos no es el único wixárika participante en este proyecto. Rosalío Salvador Moreno es egresado de la Lic. en Mercadotecnia del CUCEA y autor de algunas de las fotografías de la App. Angélica Ortiz, escritora y poetisa y Gabriel Pacheco Salvador, perteneciente al Dpto. de Estudios en Lenguas Indígenas del CUCSH y académico del CUCEA, colaboraron con sus aportaciones lingüísticas. Todos son miembros de la comunidad wixárika.
 
“Una cosa es de que alguien externo vaya e interprete elementos e interprete a la gente y otra es que alguien de ahí escriba sobre su propia gente, creo que es una de las aportaciones más grandes de esta aplicación”, comenta Juan Carlos.
 
La aplicación estará disponible para los sistemas operativos iOS y Android. Pero antes de su lanzamiento oficial, este mes se llevará a cabo un periodo de prueba con especialistas –tanto en el ámbito tecnológico como en el lingüístico– para que aporten su retroalimentación.
 
Juan Carlos añade que este proyecto se realizó gracias al apoyo y a las facilidades otorgadas por el CUCEA, a través del Rector el Mtro. José Alberto Castellanos Gutiérrez y del Dr. José Alberto Becerra Santiago, Secretario Académico y líder del cuerpo académico “Estudios Culturales Sobre Pueblos Originarios”.
 
 
Por Dora Solís / CUCEA
Fotografía: Francisco Vázquez / CUCEA