Políticas y programas para la inclusión de la comunidad indígena aplicadas por el CUNorte, generan mejores condiciones para que ingresen a la universidad

El Centro Universitario del Norte (CUNorte) incrementa la matrícula de estudiantes de comunidades indígenas del estado. Por medio de programas de integración ha generado las condiciones para que más jóvenes tengan la oportunidad de cursar una licenciatura, explicó el maestro Uriel Nuño Gutiérrez, director de la División de Cultura y Sociedad de dicho centro.
 
“Aunque ya existe un convenio vigente firmado por las autoridades universitarias y las autoridades tradicionales indígenas wixárikas de las cuatro comunidades, que les otorga el pase directo en automático, independiente del resultado obtenido en el examen de admisión”, dijo.
 
Agregó que, independientemente del mencionado convenio, la administración actual del CUNorte ha hecho promoción académica directamente en las comunidades. “Personal de Control Escolar acude a las comunidades para realizar campañas de promoción educativa, ya que en la sierra es difícil el acceso a internet y eso dificulta que los jóvenes no puedan realizar sus registros en la plataforma de la Universidad de Guadalajara”.
 
Datos de Control Escolar del centro para el semestre 2016-A, arrojan que fueron admitidos 17 alumnos de las comunidades wixárikas, y alumnos en total hay 215 matriculados en todo el centro. En 2013 había una matrícula de 127 alumnos; en 2014, 157 y para 2015, ya sumaban 198. Están distribuidos principalmente en la licenciatura de Enfermería con 123 estudiantes; actualmente hay dos alumnos en las maestrías en Administración de Negocios y en Salud Pública.
 
Otro de los programas que operan en el CUNorte es el traslado desde la sierra a Colotlán, un día antes del examen de admisión; además, se les brinca alojamiento y alimentación a los aspirantes indígenas que realizan dicha prueba. “Estas acciones han generado condiciones para que se dé el incremento de la matrícula”, resaltó Nuño Gutiérrez.
 
Subrayó que el índice de deserción escolar es de 15 por ciento, cifra que no sólo afecta a los alumnos indígenas; se debe, principalmente, a los problemas de la región y a los pocos ingresos de las familias; son factores que frenan el desarrollo educativo de muchos estudiantes. La eficiencia terminal es de apenas de 12 por ciento de quienes ingresan.
 
Los estudiantes y egresados se convierten en promotores de la educación en sus comunidades, ya que motivan a otros jóvenes a estudiar; esta es otra de las razones del incremento en la matrícula. “Parte de la razón de ser de la Universidad es el compromiso social con todos los grupos vulnerables, y la intención es que los jóvenes que egresan vuelvan a sus comunidades, aprovechen los conocimientos adquiridos en la escuela y sean polos de desarrollo; ese es uno de los objetivos de estudiar una profesión”, finalizó.
 
A T E N T A M E N T E
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jal., 31 de enero 2016

 
Texto: Miguel Ramírez
Fotografía: Jorge Alberto Mendoza