Empresas de impacto social adquieren fuerza en el orden mundial
 
Alrededor de 30 empresas de inversión de impacto social –entre nacionales y extranjeras– que están invirtiendo en México ha detectado la maestra Cristina Yoshida Fernandes, coordinadora de Emprendimiento e Innovación Social de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología del Estado de Jalisco, quien impartió la conferencia “Innovación social e inversión de impacto” en el auditorio central del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).
 
Durante su participación dentro de la Gira de Emprendimiento Social, que inició en este plantel universitario, señaló que muchos inversionistas, así como concursos e incubadoras para estas empresas, están concentrados en la Ciudad de México y el tema no se difunde por igual en todo el país.
 
Yoshida Fernandes añadió que en el caso de Jalisco hay esfuerzos para multiplicar y fortalecer a estas empresas; hay comunidades de emprendedores que están enfocando la atención en el tema y en informar sobre este a medios de comunicación, universidades y otros inversionistas, de ahí la importancia de dicha gira.
 
En el mundo el concepto de empresa de alto impacto o impacto social comenzó hace dos o tres décadas. En México se empezó a hablar de ello hace diez años y hace cinco adquirió fuerza. Se refiere a empresas creadas para resolver un problema social utilizando mecanismos de mercado; es decir, a través de la venta de un producto o servicio.
 
Muchas de estas empresas son auto-sostenibles, lo que significa que no generan ganancias que distribuyen a inversionistas, pero sí recursos para seguir trabajando. Otras que generan retornos financieros para los inversionistas, pero estas ganancias son más bajas que los tradicionales. Es decir, en lugar de ser de 20 o 30 %, son de 5, 10 y 15 %.
 
Destacó que los inversionistas interesados en empresas de impacto social se incrementan de manera acelerada. En el Foro Económico Mundial de 2013 se identificaron 124, lo que significó 46 mil millones de dólares. Para 2020 la proyección es de un billón de dólares.
 
Yoshida señaló que The New York Times hace un mes destacaba que la inversión de impacto se torna en una de las corrientes de inversión más comunes; añadió que se está volviendo obligatorio que cualquier empresa que trabaja con capital de riesgo tenga a estas empresas dentro de su portafolio para invertir, de lo contrario puede perder clientes.
 
Cada vez hay más personas interesadas en el tema, incluso, una iniciativa fundada en Argentina, que inició una aceleradora sin fines de lucro para crear empresas enfocadas en la educación; este año seleccionará hasta diez emprendedores en educación para recibir apoyo directo del Papa.
 

La Gira de Emprendimiento Social fue inaugurada en el auditorio Central del CUCEA por la doctora Elia Marúm Espinosa, directora del Centro para la Calidad e Innovación de la Educación Superior de dicho núcleo universitario.
 
El CUCEA será sede de la gira hasta el 20 de febrero, después le tocará el turno a los centros universitarios de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), del 23 al 27 de febrero; de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), del 2 al 6 de marzo; de Ciencias de la Salud (CUCS), del 9 al 13 de marzo; de Tonalá (CUTonalá), del 20 al 24 de abril; de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), del 27 al 30 de abril y de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), del 4 al 8 de mayo. Los interesados pueden consultar el programa en la página www.maisinclusion.com.

 
A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
Guadalajara, Jal., 16 de febrero 2015
 

Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: CUCEA