Víctor Reyes, experto en vinculación en el país, dictó conferencia en el marco de los trabajos de actualización del Plan de Desarrollo Institucional de la UdeG
 
El tabú de hace unos años en el que iban científico, por un lado y empresarios, por el otro, comenzó a romperse y ahora hay ejemplos exitosos de complementariedad, afirmó el maestro Víctor Reyes Peniche, especialista en vinculación, que ha laborado en la materia en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y en el desarrollo de empresas.
 
En su conferencia magistral “Vinculación academia-empresa como ventaja competitiva para las universidades y las industrias”, dictada en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), señaló que esta vinculación se requiere porque cada una tiene habilidades distintas y pueden complementarse. Incluso, precisó, para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) –en la que fue representante de México en la materia–, la vinculación es una de las herramientas señaladas para salir de las crisis económicas. 
 
En México, al principio, esta vinculación fue forzada por los fondos establecidos por el CONACYT, pero con el paso de los años las instancias se han dado cuenta de los beneficios. Un ejemplo es que ahora algunos financiamientos son 50 por ciento gobierno y 50 por ciento industria.
 
Algunos casos exitosos que comentó son una empresa de software para expedientes electrónicos de salud que ya tiene presencia en seis países de América Latina y otro de acuacultura, en el que se cultivan camarones alimentados con alga marina, donde el crustáceo es 60 por ciento más grande y tiene el mismo sabor que el pescado de forma silvestre. Mencionó que la UdeG tiene alta capacidad de vinculación por el número de especialistas que son miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).
 
Por su parte, el Rector General de la UdeG, maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, señaló que se ha comprobado que la vinculación entre las universidades y los sectores gubernamental, social y privado, permite impulsar los procesos de innovación y desarrollo socioeconómico en las comunidades. Es indispensable generar los mecanismos de colaboración para propiciar una mayor pertinencia de los resultados del trabajo científico respecto a las necesidades y demandas de los sectores sociales. La vinculación, mencionó, es la palanca para nuevos cambios.
 
Bravo Padilla agregó que es necesario rediseñar nuestra política de vinculación revisando la consultoría, el servicio social y las prácticas profesionales, a fin de relacionarnos mejor con el entorno, participar con los sectores gubernamental y productivo para determinar los principales problemas de Jalisco e impulsar una política de desarrollo; promover también una política de transferencia de conocimiento para el fortalecimiento y la creación de nuevas, pequeñas y medianas empresas, entre otros rubros.
 
Con estas participaciones inició el foro de consulta sobre Vinculación para actualizar el Plan de Desarrollo Institucional de la UdeG, Visión 2030, y en el que se llevarán a cabo cinco mesas de trabajo. Este tercer foro fue organizado por la Coordinación General de Planeación y Desarrollo Institucional (COPLADI), la Coordinación de Vinculación y Servicio Social y el CUCSH, que fungió como sede. El siguiente foro será sobre Formación y Docencia, el 12 de noviembre próximo. www.pdi.udg.mx